Seguidores

martes, 29 de diciembre de 2009

RETRATO DE RICARDITO BUTTERFLY Y LOLA DEVORAMACHOS




(Inspirado en el cuadro “La frontera” de Javier Bueno)




RETRATO DE RICARDITO BUTTERFLY
Y LOLA DEVORAMACHOS


No hay muro ni alambrada
que marquen la frontera
pero posar, midiendo el territorio,
quisieron Lola y Ricardito.


Estos dos bichos raros del retrato
quiénes serán, preguntarán algunos
y no habrá de extrañarnos la pregunta
pues sorprendentes son, sin duda alguna,
y hallarlos no consigo en los tratados
de la más avanzada zoología.


Es coqueto el felino
y cuentan en la selva que lo han visto
midiendo su esbeltez en las aguas del río
y tiñendo sus labios con el jugo
de las fresas salvajes.


Para el pintor posó
envuelto en marabúes
de alocados colores,
remarcados los ojos
al modo faraónico
y con unas lentillas estridentes
capaces de epatar al mismo sol.


No hay duda de que es tierno
como una dulce geisha,
así lo afirman cuantos machos
gozaron de su cama, aun sabiendo
que el testimonio puede acarrearles

problemas en la jungla.




Lola Devoramachos,
la delicada mantis religiosa,
envidia desde siempre
la corpulencia y el rugido
de su extraño vecino.
No entiende tantos quiebros al andar,
tanta delicadeza en el leopardo
cuando ella sólo anhela
fuerza para tener
bajo dominio permanente
a los machos, que mueren tras amarla.


Disfrazando sus alas con lunares
y haciendo etéreos vuelos
pretende conquistar a Ricardito;
sabe que el sexo es su poder.


El felino no entiende su lenguaje
pero intuye peligro y se limita
a guardar las distancias
y marcar la frontera.


(Del libro "Mirar el Arte en Clave de Poesía".
Beturia Ediciones -2006-)




domingo, 6 de diciembre de 2009

SUEÑO A DOS VOCES



(Inspirado en el cuadro “Las hermanas García”
 de Javier Bueno)

SUEÑO A DOS VOCES

Fueron niñas hermosas las hermanas García,
Pepita y Carmen,
dueñas de noches lindas como fiestas
con un sueño a dos voces,
en el que se veían
señoras estupendas
de sedosas melenas
onduladas y rubias,
con cuerpos muy mimados
por tejidos de gasa, piel de ángel
y plumas muy costosas.

Tan fuerte y persistente fue el deseo
que, apenas transcurridos unos años,
despertaron un día
siendo aquellas que tanto desearon.

En una caja antigua,
entre trozos de cintas,
de puntillas y cromos,
guardaron la niñez y se marcharon
en busca de oropeles.

Fue proclamada Carmen
diosa de carteleras y vivió,
bajo la piel de cientos de mujeres,
a veinticuatro fotogramas
por segundo, 
una existencia loca.

La pícara Pepita reinó con sus cuplés
en renombradas salas y teatros.

Si famosa la hicieron
sus descocadas cancioncillas
no fue menor la admiración
por sus hechuras y belleza.

Tras haber rebasado toda meta
anhelaron el tiempo de la infancia
cuando aún podían soñar y hacer proyectos.

Volvieron al deseo
de ser las que ya fueron
y en su ilusión diaria
hallaron mil razones
para hacer soportables
sus años de declive.

A veces
transitar el camino es más hermoso
que llegar a la cima deseada.


(Del libro "Mirar el Arte en Clave de Poesía"
Beturia Ediciones- 2006)

domingo, 29 de noviembre de 2009

RETRATO DE PRIMERA COMUNIÓN






(Inspirado en el cuadro “Manuela” de Javier Bueno)


RETRATO DE PRIMERA COMUNIÓN


Quién sería Manuela,
la del vestido blanco
y el alma inmaculada,
esa que amarillea
en el viejo retrato,
con el rostro enmarcado
por dos tirabuzones
y una larga mantilla
de bello tul bordado,
la de la limosnera
pendiendo en su muñeca,
el librito de misa
y un rosario de plata.


Tres áureas rosas muertas,
anudados los tallos
con doradas puntillas,
ponen cerco a su mundo.


Alrededor, velados,
rosáceos angelitos
inquietos aletean
presintiendo, tal vez,
peligros acechantes
tras el columpio ocultos.


¿Será niña o muñeca
la que cae al vacío?


Tan sólo en ese espacio
que ocultan los rojizos
tonos que hay en el fondo
se saben las respuestas.


(Del libro “Mirar el Arte en Clave de Poesía”
Ediciones Beturia- 2006)


sábado, 21 de noviembre de 2009

LA VIEJA BARCA




(Poema inspirado en el cuadro “La vieja Barca”, de Ana Muñoz)


LA VIEJA BARCA


Perdió la barca el mar
yerma en la soledad del suelo agreste,
añorante de redes y de escamas.


¿Cómo creció en aquel paisaje?
¿Qué fue de aquellos días de costeo
argentada por olas siempre amigas?
No sabe responderse,
no le queda memoria.
¡Lloró tantos veranos!


Al fondo, cinco pinos
con mirada burlona la contemplan.
Ella, tan resignada
a ser vientre donde engendrar arbustos,
refugio de tarántulas y arañas,

bosteza indiferente por la quilla.

(Poema perteneciente al libro “Agonía de las estaciones”- Beturia Ediciones- 1994)  

domingo, 15 de noviembre de 2009

NIÑO BAJO LOS PINOS




( Poema inspirado en el óleo “Olor a pino y a pan” de Ana Muñoz)


NIÑO BAJO LOS PINOS
       
Mordió la hogaza el niño
y halló sabor a pino.
Se le fue el pensamiento al arbolado
en donde las orugas perezosas
le guiñaron un ojo.


Se recreaba
mirando complacido
los verdes esmeralda de aquel mundo,
sin poder sospechar que tras el bosque
le acechaba el rugido de la vida.


(Poema incluido en el libro “Agonía de las estaciones”
Beturia Ediciones – 1994)

sábado, 7 de noviembre de 2009

MADRE ADOLESCENTE




(Poema inspirado en el óleo “Adolescente” de Ana Muñoz)


MADRE ADOLESCENTE

                  
Brotó la primavera por su vientre
y la inundó de vida
cuando aún no reposaban las muñecas.


-Te colgaré guirnaldas en el viento.
Te arrullaré con nanas y esquilitas.
Traerán carnavalinas
las ninfas y las hadas
para tu sueño dulce-


Subió los escalones,
detuvo la mirada en el recodo
de un sendero borrado
y tuvo un miedo incierto.


-No llores, “queco” mío.
Mis brazos te protegen,
y si viene la lluvia
con su traje de plata
te esconderé entre el oro de mis rizos-


Paredes grises que elevó la tarde
le hirieron el costado
y quiso retornar sobre sus pasos.
Un pincel la detuvo
con la vista perdida en el mañana

y el corazón llorando entre pañales.


(Poema incluido en el libro “AGONÍA DE LAS ESTACIONES”,
Beturia Ediciones- 1994) 

domingo, 1 de noviembre de 2009

CUIDADO, QUE SE ACERCA


(Inspirado en el cuadro “Y ante mi soledad” de Ana Muñoz)



CUIDADO, QUE SE ACERCA


Si alertas el oído

aún se siente rugir entre las vías

aquel terror añoso.


Ella,

mujer de rama tierna y hoja fresca,

ignorante de aquella encrucijada,

miró la soledad y quedó inmóvil

como estuvo acordado desde siempre.


Por las cintas de plata

se desbocó el caballo

con sus crines de fuego.


Muchos han vuelto a verla desde entonces,

cristal con rostro y túnica de viento,

siempre en el mismo punto,

siempre la misma frase repetida

-Cuidado, que se acerca

-Cuidado, que se acerca


Detrás de la maleza, agazapada,

ríe la muerte aún, por su victoria.



(Del libro “Agonía de las Estaciones

Beturia Ediciones – 1994)


martes, 27 de octubre de 2009

DETERMINACIÓN


(Inspirado en el cuadro “Allí quisiera detenerme”

de Ana Muñoz)



DETERMINACIÓN


Si extravía el sombrero ¿qué le importa?,

es fuerte su cabeza contra el astro.


Si se hiciera jirones el vestido

que tanto le embellece el cuerpo joven,

si perdiera el tacón de su zapato

en la lucha bravía contra el suelo,

no volvería la vista,

no lloraría el cansancio,

no añoraría el jardín ni el agua fresca.


¿Qué le importa otro bache en el camino?

¿Qué le importa la sangre derramada?

Su objetivo es llegar y detenerse

en el lugar soñado,

recalar en los brazos y la boca,

instalarse en el pecho para siempre

de quien la está esperando.


Por eso no detiene su carrera,

sin importarle el espejismo

que a veces la confunde,

tan sólo hay que avanzar y llegar pronto.


(Del libro “Mirar el arte en clave de poesía”

Beturia Ediciones 2006)


sábado, 17 de octubre de 2009

AMANTE-MAR


(Inspirado en el cuadro “Desnudo en la playa” de Eduardo Naranjo)

AMANTE-MAR

Es plácida la tarde. Miro al mar,
tranquilo y manso,
desde este promontorio solitario.

Pasea por la orilla una muchacha
con tanta levedad que casi flota.
Su piel acharolada es un imán
que atrapa ojos y sentidos.

La mujer abandona sus cabellos
a los juegos del viento.
Tiende su lasitud sobre la arena
confundiéndose poros con espumas.

El mar es una rítmica caricia
que le invade los muslos, la humedece.
Guerrero bravo, embiste
la florida muralla protectora
de la estancia secreta.

Ella, sin resistencia,
descorre los cerrojos de la carne,
flanqueándole el paso
a su empuje viril.

El viento hunde sus dedos en los pechos,
libres como palomas breves.

Se acompasa mi mano.
Por un instante dudo
si soy mar o soy viento.

Jadea la mujer, grita su gozo,
grito yo el mío en la distancia.

El mar, ya satisfecho, se retira
y se remansa el viento entre las dunas.
La mujer se ha dormido, yo me alejo
sabiendo que la amé sin ser amado.

(Del libro “Mirar el arte en clave de poesía”
Beturia Ediciones- 2006)

lunes, 5 de octubre de 2009

SUEÑO (Poema inspirado en el Cuadro de Eduardo Naranjo "El sueño con las musas"


(Inspirado en el cuadro “El sueño con las musas”

de Eduardo Naranjo)



SUEÑO


El sueño es un tablero de ajedrez

por el que se desliza

la alfombra de las luces.


Hoy no ocuparon su lugar

reyes, caballos, torres y peones,

tan sólo el hombre y la mujer

instalaron el ara del deseo.


Es el amor vaivén de humo

que se adhiere a las formas

y se viste de rostros,

que taladra paredes

y purifica cuerpos,

extremidades que traspasan

el reino de la piedra.


La silla es la vereda

que se comió la infancia femenina,

mas vendrán nuevos niños

a enmarcar calaveras,

como hicieron ayer los que ahora duermen.


(Del libro “Mirar el arte en clave de poesía”

Beturia Ediciones – 2006)


miércoles, 30 de septiembre de 2009

PENSAMIENTOS CRUZADOS DE MUJER Y MALETA

Óleo de Cristóbal Toral

(Inspirado en el cuadro “Desnudo con maletas”

de Cristóbal Toral)

PENSAMIENTOS CRUZADOS

DE MUJER Y MALETA

Se desgastó la piel.

En lo que fue tersura

se me abrieron canales,

un rastro de melancolía

en el olvido del altillo.


Yo fui bonita, como todas,

lujo de escaparate,

tan seductora, ¡y hace tanto

que no siento el calor de una mirada!


Crucé las estaciones

al ritmo que él me impuso.

Gocé su ropa limpia, cuando limpia,

sufrí la sucia en los regresos

y fui feliz colgada de su brazo

sin reparar

en el sudor que me manchaba

y con el tiempo

me hizo rechazable.


He sido reemplazada y es posible

que acabe en la basura.


La nueva es muy hermosa.

Hace poco la vi

pendiendo de su mano.

Es muy rubia.

(Del libro “Mirar el Arte en Clave de Poesía”

Beturia Ediciones – 2006)

lunes, 6 de julio de 2009

EL GRITO DE GUMERSINDO

EL PINTOR GUMERSINDO YUSTE

(Inspirado en el cuadro “El grito del silencio” de Gumersindo Yuste)

EL GRITO DE GUMERSINDO


Dieciocho de julio,

mil novecientos treinta y seis,

nace junto al rugido de la guerra

el niño Gumersindo,

Yuste por apellido.


España toda es un clamor

de ira, de venganza,

demencia colectiva

colgada en los balcones, donde antes

hubo geranios y palomas.


Una mujer vocea en cada plaza

un pregón de fusiles;

es la muerte

con su horrible careta

de crespones y duelo.


Aquel extremeñito tan reciente

se asusta nada más abrir los ojos,

al ver la negra mano

entoldando de pena

lo que fue cielo limpio.


Busca refugio en el regazo

de su aturdida madre

y los dos enmudecen

levantándole un muro a cada grito.

Es tiempo de silencio y agonía.


El dolor, prisionero en su garganta,

echó raíces cuerpo adentro,

le ocupó todo el ser, la vida toda.


Fueron muchos los años necesarios

para arrojar afuera y expandir

ese grito guardado desde entonces.


Es un pincel el túnel

por el que busca libertad y sale.

Violentamente choca contra un lienzo

y lo tiñe de negro mortuorio

y rojo a borbotones,

metáfora de heridas y de sangre,

desgarramiento, soledad, tristeza

y noche, noche, noche.


Un hombre grita al mundo,

hacia el cráneo la mano encaminada,

queriendo sujetar tanta impotencia,

tanto horror amarrado a las pupilas.


El grito, al fin, rompe el silencio,

escapa de los límites del cuadro

y llega a la conciencia del que mira,

para que sea imposible

marcharse indiferente.


(Del libro “Mirar el Arte en Clave de Poesía” Beturia Ediciones- 2006)

domingo, 28 de junio de 2009

RETRATO DE PEPA


(Inspirado en el cuadro “Retrato de Pepa” de Ramón Castañer)


RETRATO DE PEPA


Crece la mancha, se hace lirio,

malva se extiende decidida

a crear bellas formas femeninas.


Brotan cimas turgentes,

se afina la cintura,

reposan las caderas

sobre trono de viento.


Un brazo languidece encaminado

al paraje sereno

de rodilla con mano

y el color de la sangre se aposenta

sobre los afilados territorios

que rematan los dedos.


La extremidad izquierda está arqueada

con clara vocación

de ser asa del ánfora que guarda

los tesoros más gratos del querer.


Desde los hombros parten los caminos

capaces de llevarnos al paisaje

de un rostro tan hermoso

como el amor que esconde

entre los vericuetos del rodete.


El mundo se ha marchado del retrato.


Al otro lado del pincel,

Ramón adora a Pepa.

Solamente ellos dos

saben lo dulce que es el beso.


(Del libro “Mirar el Arte en clave de Poesía”

Beturia Ediciones 2006)

martes, 16 de junio de 2009

LOS GUARDIANES DE LA ISLA


(Inspirado en el cuadro “Sueño causado por el vuelo de una abeja alrededor de una granada un segundo antes del despertar”, de Salvador Dalí)



LOS GUARDIANES DE LA ISLA



La diminuta abeja

batió sus alas transparentes

sobre una voladora

granada bien madura

y en ella desató

los cerrojos del reino de Morfeo.


La muchacha,

durmiente en el vacío,

se adentró en los azules corredores

de un mar

que de pura quietud

era inquietante.


Y de pronto una isla

emergió entre las aguas de su mente,

áureo peñón que la reclama

con destellos y voces submarinas.


El fusil del deseo

le inyectó su veneno brazo adentro

y le tensó el paisaje

desnudo de su cuerpo.


Quiso llegar hasta la roca

mas no halló

embarcación capaz

de hacer el tránsito marino.


Voceó reclamando el interés

del zancudo elefante, esperanzada

de atravesar las aguas

sobre su envergadura,

pero el blanco animal

le dijo en la distancia

que no era esa su misión

y había de entregar el obelisco

en la plaza de un sueño faraónico.


Se escarchó la granada

y expulsó de su cuerpo

un pez que cobijaba en sus agallas

a los tigres custodios de la isla.


Los rugientes felinos

se abalanzaron sobre la mujer,

dispuestos a guardar

las costas del islote,

pero ella ya bajaba la escalera

que lleva al despertar,

donde son otros los peligros.



(Del libro “Mirar el Arte en Clave de Poesía”

Beturia Ediciones- 2006)


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...