Seguidores

lunes, 6 de julio de 2009

EL GRITO DE GUMERSINDO

EL PINTOR GUMERSINDO YUSTE

(Inspirado en el cuadro “El grito del silencio” de Gumersindo Yuste)

EL GRITO DE GUMERSINDO


Dieciocho de julio,

mil novecientos treinta y seis,

nace junto al rugido de la guerra

el niño Gumersindo,

Yuste por apellido.


España toda es un clamor

de ira, de venganza,

demencia colectiva

colgada en los balcones, donde antes

hubo geranios y palomas.


Una mujer vocea en cada plaza

un pregón de fusiles;

es la muerte

con su horrible careta

de crespones y duelo.


Aquel extremeñito tan reciente

se asusta nada más abrir los ojos,

al ver la negra mano

entoldando de pena

lo que fue cielo limpio.


Busca refugio en el regazo

de su aturdida madre

y los dos enmudecen

levantándole un muro a cada grito.

Es tiempo de silencio y agonía.


El dolor, prisionero en su garganta,

echó raíces cuerpo adentro,

le ocupó todo el ser, la vida toda.


Fueron muchos los años necesarios

para arrojar afuera y expandir

ese grito guardado desde entonces.


Es un pincel el túnel

por el que busca libertad y sale.

Violentamente choca contra un lienzo

y lo tiñe de negro mortuorio

y rojo a borbotones,

metáfora de heridas y de sangre,

desgarramiento, soledad, tristeza

y noche, noche, noche.


Un hombre grita al mundo,

hacia el cráneo la mano encaminada,

queriendo sujetar tanta impotencia,

tanto horror amarrado a las pupilas.


El grito, al fin, rompe el silencio,

escapa de los límites del cuadro

y llega a la conciencia del que mira,

para que sea imposible

marcharse indiferente.


(Del libro “Mirar el Arte en Clave de Poesía” Beturia Ediciones- 2006)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...